lunes, 29 de mayo de 2017

Concebiré un piropo cada día

Mujer encantadora y presumida,

capaz de sonreír durante horas
tan solo por lucir tus blancos dientes
tan bien alineados…

Mujer encantadora y presumida
que puedes dar mil vueltas
para mostrar tus largas piernas
y la exacta proporción de tu figura

Mujer encantadora que te encantas
cuando digo que tú eres un regalo de los cielos:
concebiré para ti un piropo cada día
pues quiero ver brillar en tu sonrisa mis palabras
y sentir que tu belleza y vanidad son mías.

Así, también, calmaré mi propia vanidad
todos los días

lunes, 22 de mayo de 2017

Los aburridos

Miran, pero no ven
Oyen, pero no comprenden
Hablan, pero no dicen
Abrazan, pero no aman
Duermen, pero no sueñan
Trabajan, pero no producen 
Cantan, pero no emocionan
Besan, pero no saborean la miel de los labios que besan
Viven, pero no lo saben.


Jordi Rueda

jueves, 18 de mayo de 2017

L'única mar?

Hi ha una barca buida

surant a la deriva
en una mar esquitxada pels blancs i grisos
de milers de petits núvols
de núvols gairebé tristos
que naveguen per l'aire
a la recerca de la seva dissolució
en aigua.

Els ramats de núvols se sostenen també en una deriva.

I nosaltres?
Nosaltres som ara una barca que descansa a la deriva
perquè la mar que acull núvols quasi tristos
i deixa que surin les barques buides
és també la nostra mar

L'única mar?

miércoles, 10 de mayo de 2017

La única duda que no tengo

Cuando la verdad te decepciona,

cosa esta que acontece con frecuencia,
asoma divertida la mentira
que asalta fácilmente tu conciencia.

Tomarla y recrearla siempre excita.
La puedes vestir o desvestir
tal como quieras
o dejarla con déshabillé,
bien atractiva.

Pero si te entusiasmas
y te acuestas con ella
buscando amor y fama,
lo más fácil es que caigas de la cama.
Y el suelo casi siempre es duro.

La duda en cambio es una gran señora
que te envuelve en la sensualidad del gris
con elegancia
y te despierta siempre delicadas fantasías.
Yo amo a la duda.

La duda es fiel a tu cabeza.
Desnuda tus verdades
y envuelve a las mentiras en sofismas
para hacerlas algo más encantadoras,
excitando sin cesar el pensamiento.

Nunca te caes.
Con la duda siempre flotas.
Es generosa en proponer paseos
y si te lleva al huerto
es que trata de mostrarte 
las aristas cortantes de lo cierto.

Amo a la duda.
Siento por ella un amor que me enamora.
Si la deseo, suaviza los hervores de mi mente.
Es capaz de prender la luz tras un mal sueño
o de abrigarme cuando siento frío intenso.

La duda me entusiasma y me relaja.
Me pone en el camino de ser dueño
de todo cuanto pienso.
La duda nunca falla.

Yo sé que mi amor por ella es interesado,
pero ambos somos leales compañeros.
Incluso cuando estoy enamorado 
de muy obvias verdades
o de esbeltas mentiras seductoras,
la duda está también conmigo
y yo cuento con ella en esos líos
de duplas y de tríos.

Amo a la duda,
esa es la única duda que no tengo.

domingo, 7 de mayo de 2017

96

¿Recuerdas, querida, aquellas tardes de verano?
Las pasábamos juntos, nos mirábamos a los ojos, de cerca o a media distancia.
Tomábamos té caliente para combatir el calor.
Después nos echábamos en la cama y nos abrazábamos hasta sudar el té.
Otras veces templábamos o nos recostábamos el uno en el otro. Cambiábamos las posturas… era muy agradable.

No he vivido momentos más dulces en toda mi vida como los que compartí contigo en aquellas tardes de verano del 96 en que mi cabeza descansaba a ratos sobre la almohadita velluda de tu pubis. Suave.
Pero ha pasado el tiempo y ahora ya no es lo mismo. Te afeitas… y tu pubis pincha.

Jordi Rueda 
(Abril de 2015)

martes, 2 de mayo de 2017