domingo, 22 de enero de 2017

Amor sin luz

Este invierno será duro.
Nuestros ojos perderán luz, 
como si ya no esperaran
que les vieran otros ojos.

Cantará el gallo cada día
y cada día te darás la vuelta
en nuestra vieja cama.
para dormir un poco más
y no afrontar tan pronto
la molesta claridad que hace visible
nuestra mustia subsistencia
rutinaria 

Nos hemos acomodado
en la vida muelle, segura y sin sorpresas.
No echamos de menos la libertad
ni la aventura y ya, por ello,
no merecemos amar
ni ser amados.

Presagio pese a todo, una mañana
en que el gallo cantará muy fuerte
y alguno de los dos —o los dos juntos—
saltará de inmediato de la cama
a tratar de resolver los crucigramas
y seductores enigmas de la vida.

Y alguno de los dos
—o los dos, acaso juntos—
volverá a espejar la luz en sus curiosos ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario